lunes, 12 de marzo de 2012

LOS MISTERIOS DEL CODIGO DA VINCI


¿VERDADES O MENTIRAS?
Por Roberto S. Contreras Esparza
El enorme interés y polémica de la exitosa novela de Dan Brown, El Código Da Vinci, ha generado comentarios encontrados entre el público lector de todo genero. A la fecha, el libro ha vendido millones de ejemplares algo que es realmente de llamar la atención. Pero, ¿por qué ha causado tanto revuelo la novela de este escritor?, ¿por qué tanto alboroto? El inicio de la historia comienza con el asesinato del director del museo Louvre. Pero el director no está interesado solo en el arte; es, también, el Gran Maestro de una sociedad secreta conocida como El Priorato de Sion. El Priorato guarda un antiguo secreto que, de ser revelado, minaría la autoridad de la iglesia y desacreditaría completamente el cristianismo bíblico. Antes de morir, el director intenta pasar el secreto a su bisnieta, de nombre Sofía, una criptógrafa, y a Robert Langdon, un profesor de Harvard, dejándoles una serie de pistas que espera que los guíen a la verdad. Pero, ¿de que secreto se trata? Todo parece indicar que es otra de tantas búsquedas del tan mencionado Santo Grial, pero, en la novela de Dan Brown, el Grial no es la copa supuestamente usada por Cristo en la Última Cena. Más bien, es la persona de María Magdalena, la esposa de Jesús, que mantuvo el linaje real de Cristo dando a luz a su hijo. El Priorato de Sion guarda celosamente la ubicación secreta de la tumba de María Magdalena y está encargado de proteger el linaje de Jesús, que ha continuado hasta hoy. En si, el mensaje que transmite la novela es básicamente el siguiente:
Portada del polemico libro
 UNA REALIDAD HISTÓRICA DEFORMADA

·         Jesús no es Dios: ningún cristiano pensaba que Jesús es Dios hasta que el emperador Constantino lo deificó en el concilio de Nicea del 325.

·         Jesús tuvo como compañera sexual a María Magdalena; sus hijos, portadores de su sangre, son el Santo Grial (sangre de rey = sang real = Santo Grial), fundadores de la dinastía Merovingia en Francia (y antepasados de la protagonista de la novela).

·      Jesús y María Magdalena representaban la dualidad masculina-femenina (como Marte y Atenea, Isis y Osiris); los primeros seguidores de Jesús adoraban "el sagrado femenino"; esta adoración a lo femenino está oculta en las catedrales construidas por los Templarios, en la secreta Orden del Priorato de Sión -a la que pertenecía Leonardo Da Vinci- y en mil códigos culturales secretos más.

·         La malvada Iglesia Católica inventada por Constantino en el 325 persiguió a los tolerantes y pacíficos adoradores de lo femenino, matando millones de brujas en la Edad Media y el Renacimiento, destruyendo todos los evangelios gnósticos que no les gustaban y dejando sólo los cuatro evangelios que les convenían bien retocados. En la novela el maquiavélico Opus Dei trata de impedir que los héroes saquen a la luz el secreto: que el Grial son los hijos de Jesús y la Magdalena y que el primer dios de los "cristianos" gnósticos era femenino.

·         Y según los protagonistas de la novela, “durante trescientos años la Iglesia quemó en la estaca la asombrosa cifra de cinco millones de mujeres”. Esta es una cifra repetida en la literatura neopagana y textos de brujería actual se habla de 9 millones. Cuando acudimos a historiadores serios se calcula que entre 1400 y 1800 se ejecutaron en Europa entre 30.000 y 80.000 personas por brujería. No todas fueron quemadas. No todas eran mujeres. Y la mayoría no murieron a manos de oficiales de la Iglesia, ni siquiera de católicos. La mayoría de víctimas fue en Alemania, coincidiendo con las guerras campesinas y protestantes del s. XVI y XVII. La idea del neopaganismo feminista de que la brujería era una religión feminista precristiana no tiene base histórica.
Publicado en Conexión Paranormal No. 11
CONEXIÓN PARANORMAL No. 11

Además en el polémico libro de Brown, se encuentran constantemente grandes falla y mentiras que de inmediato los eruditos sobre esta materia respondieron para marcarlos. E aquí algunos de esos errores:

Leonardo da Vinci
 MÁS FALLAS

·         En la novela se dice, que los cinco anillos de las olimpiadas son un símbolo secreto de la diosa; la realidad es que cuando se diseñaron las primeras olimpiadas modernas el plan era empezar con uno e ir añadiendo un anillo en cada edición, pero se quedaron en cinco.

·         El Priorato de Sión realmente existe, es una asociación francesa registrada desde 1956, posiblemente originada tras la II Guerra Mundial, aunque clamen ser herederos de masones, templarios, egipcios, etc.… No es creíble la lista de Grandes Maestres que da la novela: Leonardo Da Vinci, Isaac Newton, Víctor Hugo…

·         La novela dice que el tetragrámaton YHWH, el nombre de Dios en letras hebreas, viene de "Jehová, una unión física andrógina entre el masculino Jah y el nombre pre-hebreo de Eva, Havah". Al parecer, nadie ha explicado a Brown que YHWH (que hoy sabemos que se pronuncia Yahvé) empezó a pronunciarse "Jehová" en la Edad Media al interpolarse entre las consonantes las vocales de "Adonai".

·         El Papa Clemente V no eliminó a los templarios en un plan maquiavélico ni echó sus cenizas al Tíber: el Tíber está en Roma y Clemente V no, porque fue el primer papa en Avignon. Toda la iniciativa contra los templarios fue del rey francés, Felipe el Hermoso. Masones, nazis y ahora los neognósticos quieren ser herederos de los templarios.

·         Mona Lisa no representa un ser andrógino, sino a Madonna Lisa, esposa de Francesco di Bartolomeo del Giocondo. Mona Lisa no es un anagrama de los dioses egipcios Amón e Isa (Isis).

·         En La Última Cena de Leonardo, no aparece el cáliz y aparece el joven y guapo San Juan, el discípulo amado. La novela dice que el joven guapo en realidad es María Magdalena, que ella es el Grial. La verdad es que no sale el cáliz porque el cuadro está describiendo la Última Cena tal como sale en el Evangelio de San Juan, sin institución de la Eucaristía, más concretamente cuando Jesús avisa “uno de vosotros me traicionará” (Juan 13,21)

·         En la novela presentan a Leonardo como un homosexual ostentoso. En realidad, aunque en su juventud fue acusado de sodomía, su orientación sexual no está del todo clara.
El escritor Dan Brown
 ¿LOS EVANGELIOS SON CONFIABLES?

Tampoco hay base histórica para aseverar que Constantino alteró los Evangelios del Nuevo Testamento, como se cree en libro del El Código Da Vinci, y que se hiciera aparecer a Jesús más parecido a Dios, aun se deben preguntar si los Evangelios son fuentes confiables y fidedignas de información sobre Jesús. Pero revisando la historia, recordemos que cada uno de los Evangelios fue escrito en el primer siglo d.C. Si bien son, técnicamente, anónimos, tenemos evidencia bastante fuerte de escritores del segundo siglo, como Papías (c. 125 d.C.) e Ireneo (c. 180 d.C.), que atribuye cada Evangelio a su autor tradicional. Si su testimonio es verdadero (y tenemos pocos motivos para dudarlo), entonces Marcos, el compañero del discípulo Pedro, escribió la esencia de la predicación de Pedro. Y Lucas, el compañero del apóstol Pablo, investigó cuidadosamente y escribió la biografía que lleva su nombre. Finalmente, Mateo y Juan, dos de los doce discípulos de Jesús, escribieron los libros que se les atribuyen. Si todo esto es correcto, entonces los sucesos registrados en estos evangelios “están basados en el testimonio directo o indirecto de testigos oculares”.
Maria Magdalena y Jesús
LOS EVANGELIOS DE NAG HAMMADI

Desde su descubrimiento en 1945, ha habido mucho interés en los textos de Nag Hammadi. Pero, ¿qué son estos documentos? ¿Cuándo se escribieron, por quiénes, y con qué propósito? Según la historia ficticia de El Código Da Vinci, los textos de Nag Hammadi representan los registros cristianos más antiguos. Estos “evangelios inalterados”, cuentan la verdadera historia acerca de Jesús y el cristianismo primitivo. Los Evangelios del Nuevo Testamento son, supuestamente, una versión posterior y adulterada de estos sucesos. Pero, suele haber acuerdo en que los textos de Nag Hammadi son documentos gnósticos. El fundamento clave del gnosticismo es que la salvación se obtiene a través de un conocimiento secreto y esotérico. Como resultado, los evangelios gnósticos, en fuerte contraste con sus contrapartes del Nuevo Testamento, no asignan prácticamente ningún valor a la muerte y resurrección de Jesús. Por cierto, la cristología gnóstica tendía a separar al Jesús humano del Cristo Divino, y los consideraba como dos seres distintos. No fue el Cristo Divino el que sufrió y murió; fue simplemente el Jesús humano, o tal vez Simón de Cirene mismo. En realidad, a los gnósticos no les importaba mucho, porque, según su forma de ver, la muerte de Jesús era irrelevante para obtener la salvación. Lo verdaderamente importante no era la muerte del hombre Jesús sino el conocimiento secreto que trajo el Cristo Divino. Según los gnósticos, la salvación venía a través de una comprensión correcta de este conocimiento secreto.

 TENÍAN LA COSTUMBRE DE REUNIRSE EN CIERTO DÍA

Además del Nuevo Testamento, hay también afirmaciones de la deidad de Jesús en los escritos de los Padres de la Iglesia prenicenos. Por ejemplo, a principios del siglo segundo, Ignacio de Antioquía escribió de "nuestro Dios, Jesús el Cristo". Pueden encontrarse afirmaciones similares en todos estos escritos. Hay también un testimonio no cristiano del segundo siglo de que los cristianos creían en la divinidad de Cristo. En una carta de Plinio el Joven al emperador Trajano, fechada alrededor de 112 d.C., Plinio dijo que los primeros cristianos “tenían la costumbre de reunirse en cierto día fijo, en el cual cantaban, un himno a Cristo, como a un dios”.
UTILIZO LIBROS SIN NINGUNA SERIEDAD

Por otra parte, aunque el libro se cataloga como ficción, se acusa a Dan Brown de presentarlo como si fuese el resultado de una minuciosa investigación. Tras inventar toda una fabulosa trama de mentiras y sacrilegios absurdos crea un Evangelio falso. Al mismo tiempo declara que la Iglesia “inventó” la fe católica. Estas mentiras, al repetirse con tanta frecuencia, se van aceptando. Según la novela, los Evangelios no deben leerse en sentido literal, ni transmiten verdad sobre los sucesos que relatan. Pero al mismo tiempo dice que los mismos Evangelios transmiten en código que los primeros cristianos consideraban a María Magdalena como diosa. De esta manera solo se podría aceptar del Evangelio lo que el autor pretende haber descubierto en ellos pero que nadie más puede verificar con una lectura objetiva. Se asegura que este prolifero escritor para apoyar sus fantasías utilizo libros sin ninguna seriedad histórica, tales como “La Revelación de los Templarios”, “El enigma sagrado”, “Las diosa en los evangelios” y  muchos otros libros más... Y así se podría seguir comentando sobre los errores y desatinos históricos, los simples engaños que uno encuentra constantemente en este popular obra, un best-seller si, pero con muchas falacias. Además, tomemos en cuenta las demandas por plagio que se presentaron contra Dan Brown y su Código Da Vinci, ya que una gran cantidad de sucesos fueron copiados de otros libros de una forma muy descarada.

ES UN BUEN LIBRO, PERO ES SOLO UNA NOVELA
 
Pues bien amigos, esto es solo algo de lo mucho que se ha escrito, de lo que se a comentando y discutido en torno al Código Da Vinci, lamentablemente, para una gran cantidad de jóvenes lectores en todo el mundo han tomado al libro como un documento de realidades y han llegado a creer que es verdad lo que ahí se afirma y es posible que este tipo de novelas, podría ser su único enlace y parámetro para saber mas de la historia cristiana, de la vida de Jesús, por lo tanto eso que tal vez sea considerado como una verdad absoluta, tendrá antes que meditarse, analizarse, leer mas, cuestionarlo, compararlo y comprender que solo se trata de una popular y llamativa novela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada