loading...

jueves, 22 de mayo de 2014

EL SANTO OFICIO EN MÉXICO

LAS ABERRACIONES DE LA SANTA INQUISICIÓN
Roberto S. Contreras Esparza
Palacio de Medicina, ex Palacio de la Inquisición
Uno de los pasajes más desagradables, barbaros e injusto (además de la invasión española) que marcaron con su paso la historia de nuestro país, sin duda alguna lo constituye el oscurantismo que provoco el Santo Oficio a su llegada al llamado Nuevo Mundo. Sobre ellos se ha escrito y tratado mucho, y no deja de sorprendernos e impresionarnos como se alcanzo tales proporciones de barbarie y la fuerza unilateral que tenia la iglesia en esos tiempos. En esta investigación, les presentamos como se dio el inicio del Santo Oficio en México, pero también es el pretexto para mostrarle en fotografías lugares importantes relacionadas con esa orden religiosa, sitios que por fortuna aun podemos ver y conocer en el Centro Historio del Distrito Federal donde se suscito esta etapa obscura de la otrora Nueva España. Conozcamos en fotos actuales, algo de esos lugares que son el único testimonio mudo de toda esa brutalidad religiosa, miedo e injusticias con que se vivía en esos años después de la caída de la gran Tenochtitlán.

LLEGA LA SANTA INQUISICIÓN A MÉXICO
El escudo de la Inquisición... “Exurge Domine, iudicam causam tuam"
(Levántate, Señor, y juzga tu causa)
Fue el Concilio de Tolosa, para acabar de destruir la herejía maniquea (referente al nombre que recibe la religión universalista fundada por el sabio persa Mani), heredada de Persia, y que dio lugar a la creación de los llamados “inquisidores de la fe” en 1229, que daría lugar después al llamado Tribunal del Santo Oficio, cuya función fue destruir cualquier signo que fuera contra la religión católica, llegando a convertirse en una de las “policías” más crueles y severas de cuantas han existido. España extendió el nombramiento de inquisidor de todas las tierras descubiertas y a descubrir a don Pedro de Córdoba. Tres años después de consumada la Conquista de la Nueva España, fray Martín de Valencia, franciscano evangelizador, fue nombrado por Pedro de Córdoba comisario de la Inquisición en México. Aunque los franciscanos no tenían ni bula ni permiso para ejercer ese oficio que era y había sido siempre privilegio exclusivo de los dominicos (la orden Dominica siempre fue asociado con la Santa Inquisición). Ese primer inquisidor ejerció suavemente el empleo, hasta que a la muerte de Córdoba, llegó de España fray Vicente de Santa María, un dominico.

ZUMÁRRAGA EL INQUISIDOR
Cárcel en la Palacio de Medicina, ex Palacio de la Inquisición
En 1535 el inquisidor general de España y arzobispo de Toledo, Alfonso Manrique, expidió el título de inquisidor apostólico al primer obispo de México, Juan de Zumárraga. Aunque este no creyó prudente establecer aún la Inquisición en México, cometió el tremendo error de formar proceso a un indio, señor principal de Texcoco, bautizado ya con el nombre de Carlos y nieto de Netzahualcóyotl, a quien acusó de seguir sacrificando víctimas a sus dioses. El inquisidor apostólico lo mandó a quemar vivo en la plaza pública el 30 de noviembre de 1539 para convertirlo en la primera víctima del Santo Oficio en la Nueva España. Zumárraga recibió regaño y castigo porque en las disposiciones reales y las reglas del Santo Oficio, se estipulaba que no se podían ejercer rigor ni pena contra los cristianos nuevos de la raza india.

PEDRO MOYA DE CONTRERAS LLEGA A MÉXICO
Al establecerse el Tribunal de la Santa Inquisición en la Nueva España, don Pedro Moya de Contreras asumió el cargo de inquisidor general y ya como inquisidor mayor estableció en México el Tribunal de la Fe, este año, se considera oficialmente, como el del establecimiento del Santo Oficio en México. Fray Tomás de Torquemada, pariente de Juan de Torquemada (el ilustre fraile que se ocupó de la historia indiana de México), fue uno de los más crueles inquisidores de España, fue él quien desarrolló las reglas más crueles y estrictas para el Santo Oficio, reglas que se siguieron al pie de la letra en México. No todos los autos de fe eran públicos ni necesariamente concluían con la ejecución del reo, los había secretos que se realizaban en los recintos de las iglesias o en las celdas de la Inquisición.

LAS ACCIONES DEL SANTO OFICIO 
Escudo de la Santa Inquisición y Águila bicéfala
Dos años después de haberse instituido el Tribunal de la Inquisición, los indígenas fueron excluidos de la acción de dicho Tribunal. La estrecha relación entre la Iglesia y el Estado permitió que la Inquisición persiguiera los movimientos de carácter político, como el de Independencia. La Santa Inquisición tenía también la facultad de inspeccionar los libros que llegaban a la Nueva España y decomisar los que consideraba que podían ejercer mala influencia para la población, dictaminando su prohibición. Entre sus disposiciones estaba que el secreto de los testigos fuera inviolable, que se adoptara el tormento y la confiscación de bienes, que en un corto período de gracia los acusados se denunciaran a sí mismos y abjurar de sus errores (Renunciar públicamente a una creencia, especialmente de tipo religioso), que se recibieran las denuncias de padres contra hijos y de hijos contra padres y que se permitiera la separación del derecho común y del orden de proceder en todos los tribunales conocidos.

PENAS Y CASTIGOS
Los hacían portar el Sambenito
Luis González Obregón (cronista e historiador mexicano) calcula que se pronunciaron 51 sentencias de muerte en los 235 o 242 años en los que funcionó en México el Santo Oficio, pero esto se maneja como una conjetura, pero hay quienes sostienen que la Inquisición no quemó a nadie en tierras mexicanas. Sin embargo, es muy probable que todos se equivoquen o que el más aproximado en sus cálculos sea González Obregón. El Santo Oficio también aplicaba otro tipo de penas menores como someter al acusado a vergüenza pública, por ejemplo: Se le hacía portar el “sambenito”, una especie de saco bendecido por un sacerdote, que debía traer puesto a donde fuera, por un tiempo determinado. Otra era recibir azotes en medio de la calle para que todo mundo lo viera. A las mujeres no les aterraban tanto los azotes como quedar desnudas de la cintura para arriba y ser expuestas ante el pueblo. Unos eran castigados con el destierro temporal o perpetuo. Se les imponían multas o trabajar en las galeras de la flota española. Entre los delitos figuraban no sólo el renegar de Dios, de sus santos y la virgen, sino también el concubinato, la fornicación y la sodomía. En todos los procesos era común la incautación de los bienes del acusado, que se usaban para los gastos del juicio. Los sacerdotes decían a sus feligreses: “Si conocen a una persona que no come carne de cerdo, que comete bigamia, que hace actos de brujería, es su obligación, para descargar su conciencia, denunciarlo”. Y la gente lo hacía. Los castigos en la Nueva España solo aplicaban para los españoles, criollos, mestizos, mulatos y negros, así como a extranjeros que difundían doctrinas como el calvinismo, el protestantismo y el judaísmo o alguna otra, y no a los indígenas.

 SEGUÍAN ADORANDO A SUS DIOSES EN SECRETO
En 1570, Felipe II expidió un decreto donde dictaminaba que el Tribunal de la Inquisición no juzgara a los indios porque recién habían sido evangelizados. Si cometían alguna falta, solo recibían azotes o debían servir por algún tiempo en alguna iglesia o convento. En el caso específico de las personas que profesaban otra religión, el Santo Oficio ordenaba que abandonaran el país o se convirtieran al catolicismo. Muchos aceptaban e incluso algunos lo hacían sinceramente, pero otros solo lo aparentaban y en secreto, practicaban sus creencias y pero si eran descubiertos, eran enviados a la hoguera.

El PALACIO SEDE DE LA INQUISICIÓN
Durante la Colonia al edificio de la Inquisición estuvo ubicado en en lo que es ahora las actuales calles de República de Brasil y República de Venezuela, en el Centro Histórico de la ciudad de México, también se le llamó la “casa de la esquina chata”. El Patio de los Naranjos era el de las prisiones y estas celdas medían, por lo general, 16 pasos de largo y 10 de ancho, contaban con dos puertas de un grosor bastante importante, un agujero con rejas dobles donde entraba escasamente la luz y una tarima de azulejos que hacía las veces de cama. Una vez suprimido el Tribunal del Santo Oficio en 1820, el inmueble tuvo diversos usos, hasta que se destinó a la Escuela de Medicina de la Universidad. Actualmente alberga al Museo de la Medicina Mexicana, al Departamento de Historia y Filosofía de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México.

MUERE EL SANTO OFICIO
No hay una fecha exacta sobre cuándo se abolió el Tribunal de la Inquisición en la Nueva España, pues varias veces fue suprimido y luego restaurado, pero las cortes generales y extraordinarias que decretaron en España la abolición de la Inquisición, sesionaron el 8 de diciembre de 1812, y el decreto se pronunció en México en 1813, sin embargo quedó definitivamente abolida hasta 1820.

LEYES HECHAS POR EL HOMBRE PARA LASTIMAR AL HOMBRE
Ex Convento de San Diego Alcalá
Esto fue mas o menos a grandes rasgos algo de lo que fue el Santo Oficio en Mèxico, especialmente en la capital. Sabemos que cada estado tenia a sus inquisidores y de ello hay mucha historia para conocer, para indagar. Por ejemplo lo que investigamos y presentamos en el colonial poblado de Taxco de Alarcon con la llamada “La Maldita Piedra de las Estacadas” con su vergonzosa historia (http://cparanormal.blogspot.mx/2013/12/la-piedra-maldita-de-las-estacadas.html), y algo mas en el articulo sobre los “Instrumentos de Tortura”, objetos elaborados para ocasionar el mayor sufrimiento posible. De esta forma, le mostramos algo de esa historia “negra” que se vivió a la llegada de los hispanos y aunque ya paso, no deja de sorprendernos todo lo que se ha hecho en nombre de la religión e ignorancia y poca sensatez. Y con esto no queremos decir que las creencias son malas, no, simplemente, el hombre es quien pone las reglas y a veces es maligno y perverso.
La Santa Inquisición en la Nueva España

jueves, 8 de mayo de 2014

¿SÍMBOLOS MASONES Y TEMPLARIOS EN EL MÉXICO COLONIAL?

EL EXTRAÑO GRABADO DE  AMECAMECA
Roberto S. Contreras Esparza 
Hace días, en una de mis visita a Amecameca, volvió a tomar fotografías de cierta imagen característica que se encuentra a un costado de la iglesia, una imagen que está elaborada en alto relieve y la cual desde que la vi me llamo mucho la atención por su contenido y lo que me habían comentado sobre ella y aunque lo que veo ahí, no lo podía identificar plenamente. Mi curiosidad aumento cuando platicando con unos amigos que también gustan de los misterios, me comentaron con gran seguridad y tajantemente, que esa imagen era la evidencia y marca del paso de la orden del Temple por América, y especialmente en México, esto me intrigo mas y con ciertas referencias de inmediato comencé mi propia búsqueda sobre que podría ser y significar esta llamativa ilustración. Con la ayuda de algunos amigos, preguntando, buscando y leyendo por aquí y por allá, obtuve interesantes resultados. Pero antes veamos en que sitio está la susodicha imagen y algo de del origen e historia sobre tan atractivo lugar.

AMECAMECA… HISTORIA Y SIGNIFICADO
Algunos ven aquí un gran símbolo Mason
El Cristo negro del Sacromonte
Amaquemecan era la forma original del topónimo que se compone de las palabras amatl que quiere decir papel y quemitlque significa manta o vestidura, por lo que se desprende que Amaquemecan se traduce como “el lugar de la vestimenta de amate (papel)”. Chimapalhin dice porque se le puso ese nombre, pues había una roca sobre la que dibujaron una vestimenta de papel. De ahí viene el nombre de Amaquemecan. La construcción de su iglesia se inicio en el año de 1547, casi 20 años después de la conquista de México, en la actualidad se conserva en pie y es el punto principal religioso de el poblado junto con el santuario del Sacromonte. Desde ese tiempo a la fecha pocas modificaciones se le han hecho. Como en buena parte de las iglesias de la zona donde se pueden admirar en su interior bellas piezas de arte barroco llamado “novo hispano”. Es una iglesia construida por los dominicos, entre 1547 a 1562 dedicada a la Asunción de María, su torre es de tres cuerpos y su cupulín estilo ruso, tiene su “frontón triangular” y una pequeña espadaña. Su arco de medio punto, pilastras neoclásicas, ventana coral, monograma de Jesucristo e imagen de la patrona del templo... Ya con esta breve información, nos podemos dar una idea de qué tipo de zona es sobre la que investigaremos y porque aparece al costado de la pared de esa iglesia la singular imagen con características (según algunos) de “Templarios o Masónicas”. Ya en otras ocasiones hemos escrito referente a varios aspectos interesantes de esa zona, por ejemplo, del santuario del Sacromonte y su milagroso Cristo Negro: (http://cparanormal.blogspot.mx/2011/05/el-milagroso-senor-del-sacromonte.html).

EL GRABADO Y  LO QUE UNO VE EN EL
El extraño grabado de  Amecameca
Esta es la mencionada roca que está grabada e incrustada en una de las paredes anexas a la iglesia de la Asunción (y que por cierto, no se le ha dado el cuidado que debería tener un símbolo tan antiguo). Se trata de una iconografía labrada en piedra que contiene varias imágenes muy interesantes, en la parte superior hay dos formas tipo escuadras invertidas y entrelazadas unidas en la parte de abajo hay una extraña corona invertida, en la parte inferior y a los lados dos águilas “mexicanas” sosteniendo en sus garras una serpiente, una de ellas, se aprecia que esta posada en nopales, la otra águila, no se distingue con claridad. Lo más curioso e interesante del glifo, es una pequeña escultura humanoide negra de tipo prehispánico que está en medio de las águilas. Todo esto envuelto en un halo que en su parte superior contiene una cruz.

¿MOAIS EN AMECAMECA?
Increíble comparativo con un Moais de la Isla de Pascua
Cuando comente con varios amigos (amantes de los temas extraordinarios) sobre esta imagen, nos sumergimos en una interesante platica sobre los diversos visitantes de todo el Mundo que tuvimos en el pasado mucho antes que el almirante italiano Cristóbal Colon y entre especulaciones e imágenes me dieron y explicaron varios ejemplos de su obra y legado que dejaron esas etnias en tierra mexicana. Les mostré la fotografía de la figura que obtuve en Amecameca, y me dieron varias posibles explicaciones de su significado predominando las que señalaban los simbolismos masones con sus interesantes y arriesgadas conclusiones y del porque podría estar esa imagen ahí. Un par de días después uno de estos amigos me envío un comparativo donde se podía ver a un Moais de la Isla de Pascua y el personaje central de la imagen de Amecameca con una explicación “fantástica” donde destacaba el enorme parecido entre las 2 figuras humanoides.

NUESTRA INVESTIGACIÓN
Un gran símbolo Mason
Al ver la imagen que nos había enviado con la estatua de la Isla de Pascua, si notamos cierto parecido, pero eso no me dejaba convencido pues considere que solo se podría tratar de una coincidencia, aun así queríamos saber si realmente eso podría ser posible (con eso de los constantes viajes precolombinos a estas tierras y su evidencia dispersa por todo México) sería interesante confirmar o descartar esa atractiva posibilidad. También se menciono la posibilidad de que ahí había un símbolo netamente masón, usado también por los templarios (tal parecía que cada uno que veía el grabado, tenía una interpretación propia). Con la intención de saber más, emprendimos a desglosando la imagen e iniciamos con esa forma de compás W o  M invertida que destacaba encima del grabado que de inmediato se asocia con la masonería.

ES EL SÍMBOLO DE LA VIRGEN
Símbolo de la Virgen María, representando con sus dos columnas a cada lado, las iniciales de Jesús y de José. Además se ve muy claramente la palabra AUM
Capilla de la concepción con símbolo Mariano
Y averiguamos que, aunque este símbolo tiene cierto parecido con el compás y la escuadra de los masones, es un símbolo que se le da a la Virgen María y lo podemos ver perfectamente en muchas imágenes religiosas que hagan alucino a la Virgen, en construcciones religiosas, iglesias o capillas que son dedicadas a alguna Virgen en especifico, como este ejemplo de la capilla de la Concepción ubicada en el Centro Histórico de la Ciudad de México, en donde se aprecia perfectamente ese mismo símbolo en la parte superior de la construcción haciendo clara alusión a la Virgen.

TAMBIÉN HAY UNO SIMILAR EN EL VUDÚ
Papa Legba
Veve Damballah
El jeroglífico movimiento, (a, b, c, Teotihuacán; d. Códice Borbónico y Borgia)
Este símbolo también lo encontramos en el Vudú como es el caso en el de Papa Legba que según esa creencia es el protector del mundo espiritual, es el mediador entre el hombre y los Loa, que son los espíritus o dioses menores y también es el símbolo religioso de Damballa, utilizado por los practicantes del vudú en sus rituales. Y también tiene semejanza al símbolo mexicano (Ollin) y lo encontramos en múltiples grabados prehispánicos ya que para nuestros antepasados representaba el movimiento... Como se habrán dado cuenta, es muy común ver símbolos parecidos en otras culturas, creencias y países, grabados o dibujados en construcciones, figurillas o artefactos que llegan hasta nuestros días con un sin fin de interpretaciones e ideas. Pero, ¿porque el simbolismo y su similitud por todo el mundo?

FRACTALES, ARQUETIPOS Y MUCHO SIMBOLISMO
Símbolos utilizados por la masonería
No dudamos que este símbolo (W o M invertidos) y el parecido de algunos dibujos o representaciones por todo el mundo, pudiera tener un origen común, algo trascendente que se quedo grabado en la mente de nuestros ancestros y que lo hayan estado repitiendo  de acuerdo a su contexto a través de los años. Otros símbolos más, son copiados de la misma naturaleza y representan infinidad de ideas para quienes los elaboran y los comprenden. Tal vez podría tratarse de imágenes como la de los fractales o arquetipos (El arquetipo es el patrón ejemplar del cual otros objetos, ideas o conceptos se derivan. Los arquetipos o imágenes primordiales son, formas o imágenes colectivas que se dan en toda la tierra como elementos integrados de los mitos y al mismo tiempo, como productos autóctonos e individuales de origen inconsciente) o realmente nos estarían señalando una serie de marcas y figuras elaboradas con cierto conocimiento, una escritura secreta solo y especialmente para unos cuantos capaces de comprenderlas y que posiblemente, estén entrelazando contándonos esotéricamente un origen común, dándonos diversas interpretaciones acoplándose a la zona e idiosincrasia de quienes los elabora, tal vez un tipo de escritura secreta. ¿Podría ser?

LA VERDADERA INTERPRETACIÓN DE ESA PIEDRA LABRADA
Un interesante grabado con mucha historia y contenido
Ya cuando estábamos por abandonar esta investigación y de forma casi casual, recibimos ayuda de un buen amigo de nombre Luis Soriano y que también es un interesados por los enigmas del pasado y originario de Amecameca, que al platicarle sobre esta imagen, me dijo que tenía algo sobre ella, se puso a buscar en sus archivos y me mostró lo siguiente. De un trabajo de Margarita Loera Chávez y Peniche, Memoria indígena en templos católicos Siglo XVI, Estado de México, esto fue lo que se averiguo sobre el misterioso y no menos importante grabado:

EL GRAN XIPE TOTEC Y LOS DIOSES OCULTOS
El gran Xipe Totec
“Resaltamos a continuación un ejemplo que puede aportar luz al respecto: en Amecameca existe un extraño conjunto de piedras labradas, colocadas en instalaciones anexas al templo convento del siglo XVI del lugar. Al investigar en la memoria ancestral de los habitantes locales se supo que se conservaba la creencia de que ese conjunto de piedras labradas, indicaba que ése era el sitio donde estaban los dioses antiguos enterrados. Según esa versión, las piedras visibles denotan un acto de rebeldía o resistencia frente a las formas religiosas y políticas españolas. Se dice que el conjunto muestra al escudo real de la casa de Habsburgo (la corona y las águilas). La posición de la corona al revés indica, de acuerdo con su interpretación, el no sometimiento al poder hispano. Como en el centro de estas piedras está la figura de un Xipe Totec, la versión asevera la manifestación religiosa de la continuidad del culto ancestral; la indicación de que abajo están enterradas piezas de imágenes sagradas. Asunto que jamás ha sido probado. Naturalmente, no conforme con esta explicación seguí abundando en el asunto y después de hurgar lo más posible en la historia de la localidad tuve la suerte de contar con el apoyo de investigadores especializados en la iconografía colonial como el doctor José Antonio Terán y la doctora Marta Terán”.

LA CORONA ES UN SÍMBOLO MARIANO
La corona de la Virgen María
“Aunque los trabajos no están del todo concluidos, ya que falta el fundamento arqueológico, conviene exponer los avances por su utilidad para los fines que nos ocupan. Como podemos ver en la fotografía de la página siguiente, el conjunto de piedras labradas tiene en efecto en el centro un Xipe Totec (evocación de la primavera, la fertilidad de la tierra, el cambio de piel). Encima de esta pieza arqueológica se encuentra, no una corona de los Habsburgo sino el símbolo mariano colocado al revés que, naturalmente, fue labrado durante la Colonia. A los lados hay otras dos piedras, muy posiblemente esculpidas antes de la conquista española. Se trata de dos águilas, sus cabezas volteadas de lado nos parecen señalar el hecho de la dominación azteca de Amecameca. Las serpientes que puestas no en la boca sino debajo de sus cuerpos son figuras que representan el Atltlachinolli, es decir, el símbolo del fuego sobre el agua; dos opuestos, sinónimo de dualidad y elementos de ritual fundamental en la región. La posición de las patas de las águilas sobre dos nichos de sacrificio puede traducirse como una indicación de haber sido dominados. No se trata, por tanto, de una narrativa contra  la dominación española, sino de un relato de la historia local donde se resalta el culto a los volcanes que es todavía hoy en día parte de la cotidianidad lo cal y, desde luego, el hecho de la dominación azteca del lugar”.

LA DIOSA XOCHIQUETZAL DESCIENDE DE CABEZA
La Diosa Xochiquetzal
“Naturalmente, el conjunto de piedras fue colocado en el templo de Amecameca después de la llegada de los españoles. Lo acusa evidentemente el edificio que pudo haber sido originalmente la escuela anexa al convento del siglo XVI, y lo acusa también el símbolo mariano; cuya ubicación de cabeza podría interpretarse como una representación de Xochiquetzal. Imagen femenina joven que da la idea de fecundidad y que según el Códice Florentino siempre suele descender a la tierra en esta posición (de cabeza). En este caso para unirse al Xipe Totec, la primavera, el cambio de piel, como un símbolo de salvación, de fertilidad, de vida. Lo expuesto en las piedras resulta así un relato coincidente con la historia amaqueme, que fue escrita más o menos en años paralelos a la construcción del convento por el cronista local de aquellos tiempos: Chimalpahin”.

NI MOAIS, NI TEMPLARIOS Y MENOS MASONES
Ya con esta aclaración y explicación de dicha roca comprendimos el valor que tiene, lo que significo y el porqué de su elaboración. Nos dimos cuenta de que el simbolismo representado ahí, no era ni masón, ni templario, ni mucho menos un representante de la Isla de Pascua y lo supimos porque buscamos y encontramos, o de lo contrario seguiríamos especulando explicaciones fantásticas, pero yo me pregunto… ¿Cuantas interpretaciones erróneas se nos presentan constantemente y sin poner objeciones las aceptamos y tomamos como leyes universales?, ¿cuantas equivocaciones cometemos porque no sabemos realmente lo que significan?, y no buscamos identificarlas, solo las creemos. Lamentablemente esto nos sucede constantemente y es por ello que la verdadera información difícilmente la encontramos. Por fortuna, esta vez pudimos averiguar sobre esta roca que se encuentra en Amecameca, pero cuantas más no habrá por todo México y están a la espera de que alguien las descubra, las investigue y exponga lo que podrían ser realmente. Tal vez usted conozca alguna y si es así, ¿porque no averiguar sobre su origen?... Y nos cuenta sobre su hallazgo.