loading...

domingo, 5 de agosto de 2012

LA EXTRAÑA FOTOGRAFÍA DE UN DUENDE


ELEMENTALES ENTRE NOSOTROS
Por Roberto S. Contreras Esparza
Nuevamente volvemos a tratar un caso sobre los fantásticos Duendes, esos habitantes escurridizos del mundo mágico, que según se dice, interactúan con nosotros constantemente y cuando lo hacen irrumpen nuestra realidad de una forma notoria, porque quien vive este tipo de experiencias, cambia radicalmente la forma de ver el mundo y de como entender y perciben a estas mágicas entidades. Y aunque se aseguran que solo es la imaginación desbordante de personajes que dicen verlos, hay por todo el mundo miles de testimonios y leyendas, relatos que siempre han acompañado al hombre y nos describen de muchas formas a estas criaturitas. En esta ocasión les presentamos la historia de una fotografía que se obtuvo hace 25 años y en la que podemos percibir a una de estas entidades, su protagonista Adriana Calzada León, extrañamente público recientemente un libro sobre estas entidades, lo que la convierte en protagonista, juez y parte sobre este mundo mágico. La historia del suceso, de esa rara fotografía, es la siguiente…

DESPUÉS DE 25 AÑOS
R. S. C.: Adriana, podrías contarnos como sucedió la toma de esta rara fotografía.
Adriana Calzada: Me la tomó mi hermano en 1987. Él estudiaba fotografía y yo quería unas fotos para promoverlas en una agencia de modelos, yo era actriz de teatro en ese entonces. Mi hermano y yo nos fuimos al espacio escultórico de Ciudad Universitaria y ahí me las tomó con una cámara Cannon. Lamentablemente mi hermano perdió el rollo y nunca las reveló sólo conservó la hoja de contacto. Después de 25 años y ahora con la tecnología de las cámaras digitales mi hermano le tomó unas reproducciones a las fotos de la hoja de contacto para ampliarlas y me dijo: ¿Ya viste lo que hay ahí? La verdad sí me sorprendió y no daba crédito. Me acerqué a varios fotógrafos amigos míos para que me dieran una respuesta, pero no la obtuve, sin embargo fueron personas que creen en duendes y que los investigan quienes me dijeron, ¿estas ciega o qué no ves lo que hay ahí?, ¿quieres que el duende te hable, que te salude o que de plano se salga de la fotografía? No dije nada y la conservo desde entonces.

R. S. C.: ¿Tú ya creías en Duendes?
Adriana Calzada: Toda la vida he creído en duendes y en todo tipo de entidades ya que me han pasado muchas cosas extrañas desde niña, pero ésta foto vino a confirmar mi creencia en estas criaturas y todas las mañanas tengo por ritual salir al jardín de mi casa y ponerles un platito con miel. Créelo o no, pero al poco rato ya no hay nada. Desde muy joven he escrito sobre estos temas porque creo en ellos. Tengo muchas experiencias personales con los elementales que en otra ocasión te contaré y estoy recopilando varias historias de estas últimas semanas que me ha contado la gente.

¿ES UN DUENDE?
R. S. C.: Qué crees que sea esa imagen que apareció en la fotografía.
Adriana Calzada: Para mí a todas luces es un duende. No sé si es un elfo, un gnomo o un duende, cómo lo puedo saber. Lo que sí sé es que no es un fantasma u otro tipo de entidad porque aparece en medio de la vegetación y se confunde con ella. Los duendes tienen el poder del camuflaje, se esconden en medio la naturaleza. Si te fijas bien el duendecillo está entre la maleza y con sus manitas está como comiéndose una rama. Sus rasgos son de una persona, pero una persona rolliza como un enanito, incluso se le ve una mejilla muy abultada. Su cara se ve más grande que la mía porque está en primer plano, como más cerca de la cámara. Cuando surgen este tipo de manifestaciones en una foto no importa si aparecen grandes o pequeñas, de cabeza, de lado, como sea. Por eso es muy importante revisar las fotos no desde el ángulo en que se debe ver una foto sino girarla como las manecillas de un reloj porque puede aparecer incluso de cabeza. Ellos se aparecen como se les da la gana no como nosotros queremos o tenemos la idea de verlos. No hay qué olvidar que se mueven en una realidad distinta a la nuestra donde no hay arriba abajo a los lados.

¿NO ES SOLO PAREIDOLIA?
R. S. C.: Con esta evidencia, ¿qué le dice a las personas que han tomado fotos donde aparecen estas entidades?
Adriana Calzada: Que algo hay fuera de nuestra realidad que no entendemos, pero que está ahí. Sólo hay qué saber buscar y no confundirse. Debemos escudriñar bien una foto porque nuestro sentido de la vista no puede captar lo que muchas veces la cámara sí. Hay que revisar  las fotos desde distintos ángulos, girándolas, poniéndolas de cabeza. Luego usar la lógica porque una simple mancha con dos o tres elementos que se pueden formar en nuestra mente como ojos nariz y boca pueden distar mucho de que se trate de una entidad. A veces nuestra vista puede engañarse a sí misma con lo que se conoce como pareidolia, es decir nuestra mente le pone a las figuras que vemos, ya sea en las nubes, en una pared o en una foto características propias de un rostro u animal porque esa imagen está sólo en la percepción de quien observa. Por otro lado hay imágenes demasiado evidentes como una foto extraordinaria que tienes en tu blog (DUENDES, LOS HABITANTES SECRETOS DEL BOSQUE), que me parece extraordinaria y que enseguida se ve que es un duende, sin esforzarte en buscarlo. 

SON LA CONCIENCIA COLECTIVA DE LA NATURALEZA
R. S. C.: ¿Cómo definirías a los duendes y cómo entenderlos?
Adriana Calzada: Los duendes y elementales en general. No son otra cosa que emanaciones de energía, forman parte de los seres orgánicos como las plantas y los árboles. En pocas palabras son proyecciones de la vida vegetal, son la conciencia colectiva de la naturaleza que de vez en cuando adopta apariencia humana. Algunas personas pueden percibirlos a manera de esferas de luz, otros con forma cilíndrica o con forma humana. La manera de percibirlos de cada persona depende mucho del estado energético o de conciencia que tenga el sujeto que los ve.

R. S. C.: Con este tipo de fotos, ¿te has metido más al estudio de los duendes?
Adriana Calzada: Siempre he investigado sobre estos seres, pero con el descubrimiento de ese ser en la foto y los testimonios que vienen vertidos en el libro “TRAS LAS HUELLAS DE LOS DUENDES DE MÉXICO”, no me cabe ninguna duda de su existencia. 

R. S. C.: Gracias Adriana.

UN TEMA POLÉMICO Y APASIONANTE
Sabemos que hablar de Duendes es fácil, recabar leyendas y relatos también y poco ayuda si uno quiere o tratar de aclarar un tema de por si polémico, pero aquí hay una imagen, una evidencia mas consistente sobre estas entidades. Conscientes estamos de que habrá quien no crea en ellos, quien los niegue y asegure que solo se trata de la imaginación o fantasías de las personas que hablan de su existencia, pero también tenemos a gente que los describe de múltiples formas y nos presentan evidencia impactante de su presencia como en esta ocasión lo hace Adriana. Cierto o falso su existir, no podemos negar que es un tema muy atrayente, polémico y enigmático… ¿No cree usted?

No hay comentarios:

Publicar un comentario