jueves, 14 de marzo de 2019

HOLÍSTICOS, GURÚS Y DROGAS

¿A QUIÉN LE DEPOSITAMOS NUESTRA MENTE?
Roberto S. Contreras Esparza
Recientemente, me llego un caso que si no era para mí, si me intereso e impacto por lo que me contaba una amiga que llamare Alicia. Ella me platico, como al buscar algún tipo de “espiritualidad”, al tener problemas en cierto momento de su vida y buscar una forma nueva de pensar y de atraer “buenas vibras”, entro en contacto con ciertas escuelas y consultorios holísticos esotéricos en donde conoció y aprendió la forma que “algunos” de estos lugares llevan a cabo, que trabajan y operan de una forma casi sistemática. A mí no me extraño pues tengo muchas amigas y amigos que laboran y tiene este tipo de negocio, ya sea una escuela, consultorio, spa y hasta temazcales, y uno sabe más o menos como maniobran estos lugares, en donde hay más verbo que realidades.
Lo que me sorprendió fue lo que me iba contando, ya que en estos sitios (no en todos) inducen poco a poco a que sus miembros más frecuentes, los “elegidos”, los mentalmente vulnerables, manejables, los invitan a probar “como iniciación” cierto tipo de drogas psicotrópicas. Alicia, me comentaba que al entrar a estos grupos, el novel visitante que siente atracción por esta forma de vivir en convivencia y que no tiene ni idea de lo que encontrara ahí. Se les da confianza, lo llevan a sentirse entre amigos, en una “sana” armonía. Y le van mostrando, practicando una serie de disciplinas que van desde oír cierta música, entonar mantras, hacer yoga, meditar y todo lo que se le ocurra e improvise quien comanda este tipo de lugares, que por lo regular son personas con gran verbo e iniciativas renovadoras.

DESCONOCEN HISTORIA, TIEMPO Y LUGAR
Por lo regular, suele ser un sujeto o mujer que viste de blanco, un tipo de hippie-teca supuesto seguidor de la mexicanidad, que ofrecen sus amplios conocimientos que van desde masoterapia (masajista), disciplinas holísticas, new age, temazcal, flores de Bach, Reiki, yoga, herbolaria y otras formas de pensar e incluso, hasta algún tipo de santería o vudú. Algunos, se proyectan más lejos, pues hablan de maestros ascendidos o extraterrestres venidos del espacio a ser sus guías superiores e imparten terapias exóticas muy raras con nombres extraños que dicen traer de otros países. Ahí todo se revuelve, no respetan lugar, ni tiempo e historia, pues te hablan de la India, Egipto, China, México, Atlántida, Pléyades y lo que pase por la excéntrica mente de esos líderes “espirituales”. Todo se vale, y lo aplican para poderse elevar a niveles superiores en medio de sus trascendentes y profundas meditaciones, técnicas que ahí imparten. Y esto es constante en sus (pícnic) retiros especiales.
En muchos de estos lugares, ya sea centro holístico, escuela o consultorios de formación espiritual o medicina tradicional, se usan curas alternativas y los nombran como seminarios, doctorados, coaching, diplomados, master terapeutas, y otros nombres que se oyen bonito, tipo carreras rimbombantes. Y los participantes salen ya convertidos en todos unos profesionales con su “doctorado” o lo que haya conseguido en esa escuelita de enseñanza exprés. Muchas de estas terapias y diplomados, estos master, dicen que están avalados o registrados en la SEP, pero mañosamente, van a registrar ciertas terapias válidas y ya después agregan otras que son totalmente diferentes y ajenas a la evaluación.
Además sus egresados y estudiantes se autonombran constantemente “brujas” (se creen grandes hechiceras), se dicen mujer nahual, mujeres sabias, holísticas de altos grados y presumen en largos currículos sus logros, pero muchas veces su conocimiento no supera a la señora que vende hierbas en los mercaditos o tianguis cercanos a nuestra casa. Se titulan y presumen el grado master que en ese centro de “estudios profundos” obtuvieron, llenando con este tipo de diplomas las paredes de sus consultorios, aunque solo funcione entre ellos tal rimbombante título. Todo esto impresiona a la víctima, perdón, paciente. Esto es muy común y hasta cierto punto se entiende, porque entran ahí para después hacer lo mismo, montar una escuela o un consultorio y cobrar por lo que ahí impartan. Y enrolan a esa gente de baja autoestima, con problemas que buscan identidad y quieren ser parte de algo o alguien.

CASAS DE CITAS DISFRAZADAS DE SPA
En estos lugares cobran y cobran bien, no son baratas sus terapias, sus supremas enseñanzas que no las imparten cualquiera. Pues aún así esto se comprende, es un trabajo más y de alguna manera tienen que sacar ingresos y si es hablando este tipo de mentiras, tratando este tipo de técnicas, enseñanzas y seudo medicina, hemos aprendido a convivir con ello. Por ejemplo, hay Spa “holísticos” que están disfrazados de casa de citas, otros dan masajes especiales (y repito, para no herir susceptibilidades, no todos hacen esto), pero muchos operan así. Tomemos en cuenta que en algunos países los Spa, y lugares donde va uno por sus masajes, están catalogados como prostíbulos, casa de citas, que se registran así (Spa) para evitar a las autoridades e impuestos, además de que así captan más la atención de quien gusta de estos lugares.
Aquí lo malo es, lo que mi amiga me contaba, y sucede cuando después de asistir por un tiempo a estos sitios, te seleccionan para dar el gran salto, la iniciación, porque ya estas apto, y fuiste elegido o elegida para formar parte de ese selecto grupo de pupilos que comprendieron las enseñanzas supremas y debes continuar con tu trascendencia y así poder ser mejor, ya no como humano, sino de forma espiritual ante el Universo. Y comienza esa iniciación. Ahí es cuando casi eres obligado a beber o consumir en esos rituales, mariguana, ayahuasca, hongos, peyote y alguna otra sustancia psicotrópica. Y todo en absoluto secreto, pues se lo han ganado y no deben de decirlo, porque el vulgo, el simple mortal no está apto para ello, no recorrió el sedero espiritual al que tú si llegaste. Y si, ahí empieza tu viaje, ahí inicias con ese tipo de drogas, porque los líderes, por lo regular se comportan como grandes gurús, pero son unos simples drogadictos que de esa forma pueden envilecerse y también a sus discípulos y mantenerlos cautivos, porque después, ya no van a esos lugares por las grandes enseñanzas, van por las distintas drogas que se les ofrecen, van a drogarse, a retiros, en temazcales, en grandes reuniones o en medio de trascendentes meditaciones.

CUIDADO A QUIEN LE DEPOSITAMOS NUESTRA
SALUD Y MENTE
Esto es el pretexto perfecto, con la llamada “medicina sagrada”, es la excusa para drogarse. Y el incauto se creen elegido, ni cuenta se da, porque ya forma parte de algo, de un selecto grupo que poco a poco se vuelve adicto. Y cree poder ver la vida mejor y consigue esa “estabilidad” emocional que tanta falta le hacía, pero no se da cuenta que ya es un vicioso más y el despertar a la realidad por lo regular les atraen más problemas que soluciones. Y según me contaba mi amiga, que estos cursos cuestan mucho, son caros. Lamentablemente, así pasa con esta gente que es engañada por sujetos, líderes, maestros o gurús en esas escuelas que abunda, por ejemplo, Tepoztlán se ha hecho un nido con negocios así, de este tipo de “escuelas” con su seudo ciencia. Estos lugares, con guías, lideres así, desvirtúan y manchan a los que si hacen bien su trabajo. Por lo mismo, tengan mucho cuidado en donde se meten, analice bien antes de entrar a estos centros de superación holística, de medicina alternativa, y sobre todo, fíjese bien a quien le depositará su bienestar y confianza, su salud y su mente. Esto es un delito y se puede denunciar. Esperando no haber herido susceptibilidades al sentirse aludo, agradezco su atención.

1 comentario:

  1. que bueno que se hablen de este tipo de temas.lo felicito muy buen articulo.

    ResponderEliminar