lunes, 17 de septiembre de 2018

TLALOLLIN EN EL MÉXICO ANTIGUO

CUANDO LA TIERRA SE MUEVE
Roberto S. Contreras Esparza
La tierra se mueve, tiembla y esto ha sucedido siempre. Para nosotros los habitantes de la Ciudad de México, este tipo de movimientos nos dan pánico y causan un verdadero caos cada que suceden, y lo único que podemos hacer ante ellos, es estar listos y tomar las prevenciones correspondientes, ya que los movimientos continuarán, sin saber cada cuando se darán, y solo nos queda prepararnos para ellos. Y como esto no es nuevo, se han imaginado: ¿cómo eran, veían y entendían nuestros antepasados este tipo de movimientos?, ¿que pensaban cuando la tierra se movía?

TEMBLORES EN LA GRAN TENOCHTITLÁN
Cada que se acerca el día del 19 de septiembre y se conmemora el temblor del año 1985 y ahora el del 2017. Se presentan programas, documentales y notas referentes a los movimientos de la tierra, y se explica, se habla sobre lo que estos temblores han representado y como repercutieron en el pasado, aunque no hay mucha información sobre los tiempos prehispánicos, algo se ha averiguado al respecto. Como sabemos y nos enseñan desde la escuela, la Gran Tenochtitlán, imperio de los mexicas, se componía de islotes empedrados y chinampas elaboradas de tierra, cañas, zacate y demás material que tenían en ese momento. Así formaban grandes redes con este tipo de sembradíos en donde cultivaban sus verduras básicas de aquellos días. Y así, de esta forma, del centro del lago de Texcoco, surgió una gran ciudad que maravillo a los mismos europeos.

ESTRAGOS POR LOS TEMBLORES
E igual como siempre ha sucedido, en esos tiempos también sufrían los estragos de los movimientos de tierra. Por ejemplo y para darnos una idea de cómo se vivía esto en el México antiguo, encontramos referencia en los Anales de Tlatelolco, la relación histórica más antigua en lengua náhuatl, en donde aparece la primera descripción de un movimiento de tierra en México y ahí dice que, en 1455, se dejó testimonio de ello de esta forma: “… hubo también terremoto y la tierra se agrietó y las chinampas se derrumbaron; y la gente se alquilaba a otra a causa del hambre”.

TLALOLLIN SIGNIFICADO Y DESCRIPCIÓN
En el México prehispánico, según cuentan los que saben que, el glifo temblor de tierra se forma con el glifo ollin que significa movimiento y el glifo tlalli, que significa tierra. El primero de ellos se representa con un círculo alrededor del cual aparecen cuatro aspas de colores que dan idea de movimiento. De esta manera, talli asociado a ollin, forman tlalollin, que significa “movimiento de la tierra o terremoto”. Resumiendo, “tlalollin”, es el símbolo o glifo que usaban los mexicas para referirse a los temblores, era un pictograma de una esfera, que, si era toda roja, quería decir, que el temblor había sido en el día, pero cuando el pictograma era la esfera con un ojo semi abierto, indicaba que el movimiento de tierra había sido por la noche.

EL SOL SE TROPIEZA
También hubo sismos fuertes en esa época, pero las casas eran de material ligero y las pirámides no se caían con los temblores, por la forma que tenían. La pirámide imita la forma de un volcán, con una base muy ancha. La fuerza de un sismo no basta para volcar un cerro ni una pirámide. Por lo que se sabe, la gente no les tenía tanto miedo a los temblores como ahora. Los sacerdotes decían que eran causados por el ollin, que es el movimiento de los astros. Temblor en náhuatl (como se dijo renglones arriba) se dice tlalollin, es decir, movimiento de la tierra. Por ejemplo, cuando Venus se ponía en el horizonte y luego reaparecía en el oriente a la mañana siguiente, explicaban que tuvo que caminar bajo tierra en plena oscuridad, y a veces se tropezaba: eso era un temblor. Los temblores eran muy fuertes cuando el Sol se tropezaba. Y cuando ocurría de día, bueno, hay astros incluyendo a la Luna, que se ponen en la mañana y reaparecen en el oriente al atardecer. Para esos tiempos, era una teoría tan buena como cualquiera otra y tenía su lógica.

EN LA ÉPOCA COLONIAL
Mas tarde, y con la influencia invasora ibérica en la colonia, los fenómenos naturales, como los sismos, eran entendidos como un castigo ejemplar del Divino que enviaba a los humanos pecadores, esto, al no comprender de que se trataba, se creí que era por un castigo, lo cual provocaba mucho miedo, y la gente se refugiaba y hacían lo que dijera la iglesia. Según Fray Bernardino de Sahagún, cronista novohispano, los sismos formaban parte de la conciencia colectiva de los mexicas y, por lo tanto, tenían una especie de código moral para actuar según sus creencias cuando se presentaba uno.

SI NO LO HACÍAN EL TEMBLOR SE LOS LLEVARÍA
En este escrito, más o menos uno se da una idea de cómo se comprendían estos movimientos de tierra por aquellos días y que se tenía que hacer al respecto: “Cuando tiembla la tierra, rociaban con agua todas sus alhajas, tomando el agua con la boca y soplándola sobre ellas, y también por los postes y los umbrales de las puertas y de la casa; decían que si no hacían esto, el temblor se llevaría aquellas casas consigo; y los que no hacían esto eran reprendidos por los otros; y luego que comenzaba a temblar la tierra comenzaban los gritos; dándose con las manos en las bocas, para que todos advirtiesen que temblaba la tierra. Luego tomaban a sus niños con ambas manos, por las sienes, y los levantaban en alto; decían que si no hacían aquello que no crecerían y que los llevaría el temblor consigo”.

HAY QUE ESTAR PREPARADOS E INFORMADOS
Interesante es conocer algo de lo que por aquellos años ocurría y como se comportaba la gente ante estos siniestros. Actualmente, aún no sabemos cuándo temblara y de que magnitud será, por lo mismo, creemos que la mejor forma de enfrentar este tipo de fenómenos, es estando informados con lo que digan las instituciones correspondientes, que son serias, objetivas, y no hacer caso a notas amarillistas sin fundamentos, ni difundir lo que ahí se diga, porque esto solo espanta y aterra a la población. Mejor, estemos listos e informados.

1 comentario: