loading...

martes, 14 de febrero de 2012

EL EXTRAÑO COMPORTAMIENTO DE LOS SEUDO INVESTIGADORES...


EL FENÓMENO DETRÁS DEL FENÓMENO
Por: Roberto S. Contreras Esparza

Al hablar del fenómeno OVNI nos percatamos de que se trata de un tema complejo, muy difícil, más cuando se profundiza en él. Sobre los OVNIs se ha escrito mucho, se ha estudiado mucho y seguimos repitiendo lo mismo que hace años, tal vez solo ha cambiado la tecnología y la enorme cantidad de testigos, pero seguimos tratando de encuadrarlos y encasillarlos en nuestros parámetros, en nuestros conceptos y tal vez ahí este nuestro error, siempre con especulaciones fantásticas y delirantes.

El fenómeno OVNI le ofrece al seudo-investigador el pretexto para inventar una gran cantidad de conjeturas e historias extraordinarias, ya que su incompetencia los lleva a crear algo fantástico en donde no hay nada, dando saltos conceptúales de caso en caso y sin ninguna relación entre sí, como diría el famoso investigador Philip Klass: "Los malos ufólogos son los más conocidos, pues como nunca encuentran la explicación a los misterios, pueden escribir libros y artículos que se venden como pan caliente. Los buenos ufólogos no son conocidos, ya que encuentran una explicación racional, que nada tiene de sensacionalista ni de vendible, por lo que difícilmente pueden dar a conocer sus obras".

Y esto es cierto, ya que conocemos muchos, a los que les fascina autonombrarse investigadores o (ufólogos), y que por lo regular siempre tienen casos e historias increíbles, pero cuando se les pide alguna prueba nunca ofrecen nada objetivo y al dar algún tipo de explicación solo nos dicen hechos más difíciles de creer, tal vez porque su información referente al fenómeno OVNI, es mínima, poco objetiva, pero llena de fantasía. Hablando de sucesos y lugares que nunca ha visitado, de información extranjera que nos llega de segunda, tercera o curta fuente y que ocurrió hace muchos años, que nunca podrá verificar porque no sucedió en su zona, en México, pero que eso no es obstáculo para que este tipo de investigadores afirmen estos hechos como si ellos fuesen testigos principales de tales acontecimientos.
 UN HALO MISTERIOSO Y DE MENTIRAS

Desafortunadamente, la gran mayoría de los investigadores o los que se creen investigadores son así, y esto se da, tal vez porque el fenómeno OVNI no lo enseñan en universidades, ni hay un reglamento que nos diga que así debe de ser tratado y cualquier interesado puede adentrase a él. Además es un área en donde la imaginación y la ciencia-ficción encuentran una mina para extraer cosas y hechos extraordinarios, pero tal vez muy lejanos de la realidad. No me considero un experto en el tema, ni lo pretendo, pero es fácil darse cuenta de las grandes falacias que se dicen en torno a este fenómeno. En este campo pululan las personas que se sienten “contactadas, o abducidas”, que inventan y mienten ya sea para llamar la atención, por alguna enfermedad psicológica, por interés económico, o porque se adentran a este mundo de los OVNIs con el mínimo de conocimiento, pero eso sí, llenos de entusiasmo.

Y aquel estudioso de este fenómeno, que si lleve a cabo investigación sin pasiones y con objetividad sabrá que estoy en lo cierto. Ya que también habrá encontrado gente e “investigadores” que al ir a indagar sobre un caso, los acompaña más el entusiasmo, e invierten dinero, tiempo y esfuerzo y en una sola visita exprés al sitio de interés, no pueden regresar sin material para comentar, para presumir, hablando de hechos y sucesos fantásticos, rodeándose de un halo de misterio que será la salida para las preguntas razonables de quienes los oyen. Pero en realidad no hay nada, aun así, esto no impide que hablen del más mínimo e insignificante suceso “extraño para ellos” y se sientan el centro de atención, ya que cuentan con la gran investigación, la evidencia, resultado de su viaje relámpago.
LA INVESTIGACIÓN OVNI NOS LLEVA POR ETAPAS DE CRECIMIENTO

Sabemos que todo interesado en los OVNIs, tienen un inicio, una formación y de cierta forma se entiende o se comprende cuando estos nuevos interesados llegan al gremio de la investigación. Sus indagaciones, sus trabajos y sus comentarios son hasta cierto grado concordantes a su conocimiento, a su nivel. Todos iniciamos así, pero que sucede cuando conocemos a una persona que nos habla sobre el tema de los OVNIs y pasan tres, cuatro, diez y hasta quince años y siguen repitiendo lo mismo, que cuando los conocimos, no avanzan (y así conozco a varios). Como todo en la vida, el fenómeno de los no identificados (aun que no lo entiendan así algunos investigadores), también tiene etapas ya que para tratar de entender al fenómeno, uno tiene que ser multidisciplinario, recurrir a las diversos conocimientos, ciencias, como la física, la arqueología, la astronomía, la religión, la computación, la fotografía, la arqueología, la historia, la psicología y muchas tantas más que sin profundizar ampliamente y tal vez solo como consulta, hacen que nos empapemos en ellas, que aprendamos y que intelectualmente estemos más preparados para tratar de comprender este desconcertante fenómeno que nos plantean los “visitantes”.

 Y eso hace que nuestros conceptos cambien, de alguna forma hemos crecido y en donde antes dábamos una explicación fantástica y con poca objetividad, tal vez ahora ya no lo sea tanto. De algún modo crecimos. Pero hay compañeros que a pesar del tiempo y los años siguen hablando de lo mismo, no avanzan y se encasillan en la ovnilogia de primer nivel, con recopilaciones muy antiguas, fuera de tiempo del Internet y a control remoto. Pero eso sí, haciendo alarde de un enorme (y ficticio) currículo o de la gran cantidad de años que tienen tratando el tema. Este tipo de investigadores difícilmente nos presenta algo nuevo.

Se imaginan cuanto avanzaríamos si los grandes "investigadores", con los que contamos en nuestro país, realmente se dedicaran a investigar y no vieran al fenómeno OVNI como un pasatiempo, como algo para explotar económicamente, vendiéndonos casos que rayan en la incongruencia. Qué pasaría si el investigador que tiene la facilidad de presentarse en radio, televisión o medios escritos, se dedicaran a hacer investigación más o menos seria y no sé conformaran por llenar un espacio o mantenerse vigente con hechos ilógicos o con cosas que no tienen nada que ver con los no identificados. Bien sabemos que hay programas de radio y televisión que parecen más el diván de un psiquiatra, que un programa de OVNIs o de fenómenos Paranormales. Estos fenómenos son reales, existen, y para tratar de entenderlo es necesario contar con verdaderos grupos de profesionales, investigadores reales, que además de sus intereses personales, también se adentren al origen de este inquietante fenómeno.

Creo que es válido tratar de sacar alguna retribución económica del tema OVNI o Paranormal, ya que muchas veces invertimos mas de nuestro dinero al llevar a cabo este tipo de investigaciones, que el que se cree que ganamos, pero lo que no se vale es vender como mercenarios información falsa, e ilógica y ver al fenómeno de los no identificados como si fuera una fábrica de dinero. Desafortunadamente pululan las personas con nulo o muy poco conocimiento del tema y de mentes volátiles y presuntuosas a las que les gusta más, escuchar fantásticas y extraordinarias mentiras que sencillas y objetivas verdades.
 EL FENÓMENO OVNI TÉ ACTIVA CONSCIENTE E INCONSCIENTEMENTE

Soy un convencido de que este tipo de fenómenos son reales, alguien o algo del cual desconocemos su origen, está con nosotros, y su presencia cuando irrumpe nuestra realidad cotidiana nos da elementos para especular y disparar la mente a niveles extraordinarios, pero este mismo fenómeno podría tener filtros que lo protege para que el hombre y sus especulaciones no lleguen a él, o por lo menos de la forma ordinaria.

Es un hecho de que ellos están aquí, tal vez siempre lo han estado, y para adentrarnos a sus misterios basta con presenciar alguno de sus avistamientos (o creer que fue algún tipo de sus manifestaciones), ver, leer o escuchar hablar a alguien sobre el tema, para que quedemos atrapados y nazca en nosotros un sentido de búsqueda, de saber sobre su origen, sobre sus intenciones y tal vez como especulan algunos estudiosos... De alguna forma se activa algo en nosotros, que ya no somos los mismos y el más mínimo suceso o circunstancia nos basta para especular y crear un sinfín de teorías que nos expliquen su presencia. Teorías en las que tal vez tengamos razón, pero como comprobarlo. A esta actitud la llamo "El fenómeno detrás del fenómeno", y se refiere a la gran cantidad de expresiones y sentimientos que se nos despiertan y activan en la psiquis alrededor de este gran paradigma que son los no identificados y demás temas anómalos.
EL FENÓMENO DETRÁS DEL FENÓMENO

Repito, soy un convencido de que el fenómeno OVNI es real, pero también me doy cuenta de que la misma actitud de quienes estamos involucrados y que tratamos de saber sus intenciones, nos vemos lanzados muchas veces consiente e inconscientemente a ese mar de conjeturas y probabilidades que nos ofrece este apasionante misterio, pero la objetividad y la sensatez podrían ayudarnos a poner los pies en la tierra. Por lo mismo creo que es conveniente, de que cuando nos encontremos a una persona e “investigador” de este tipo, que nos hablen de hechos fantásticos relacionados con los “visitantes”, tratemos el tema con mucho cuidado con sensatez y sobre todo, pidámosles pruebas de lo que nos digan. Ya saben, a afirmaciones extraordinarias, pruebas extraordinarias... De esta forma se podrán dar cuenta de cómo opera en algunos casos, el fenómeno detrás del fenómeno. ¿No cree usted?

2 comentarios:

  1. Ciertoooo, Desde la primera aparicion de ovnis en el siglo XX aprox 1947, ya en el 2013, ya estarimos hasta platicando con ellos :)

    ResponderEliminar
  2. Pienso que al haber una persona contactada no lo andaría divulgando, al contrario se mantendría en el silencio. A estos "elegidos" se les pediría la máxima discreción en relación a este contacto, por parte de los ETs!!!

    ResponderEliminar