miércoles, 23 de diciembre de 2009

“HUASCA, LUGAR MÁGICO, LUGAR DE DUENDES”

¿ELLOS JUEGAN CON LAS CRINES DE LOS CABALLOS?

Por: Roberto S. Contreras Esparza

En esta naturaleza material un mundo tridimensional, en donde uno cree en lo que ve y puede constatar de acuerdo a nuestros sentidos de la lógica y “realidad”, se desecha la posibilidad de comprender que hay habitantes secretos, seres en otros planos que cohabitan con nosotros e interactúan esporádicamente en nuestro espacio y tiempo. A pesar de que no todos aceptan la existencia de estos seres, constantemente escuchamos relatos increíbles sobre estas entidades, los enigmáticos “Duendes”. Sobre ellos hay tratados importantes escritos siglos atrás y que de alguna manera describen las formas y conductas de estos habitantes. Por ejemplo en 1591 se escribió una singular obra que llevaba por titulo “El libro de las Ninfas, los Silfos, los Pigmeos, las Salamandras y demás espíritus”, escrito nada mas ni nada menos que por Paracelso, uno de los médicos más famosos en Europa en el siglo XVI.

DUENDES EN MEXICO

Sobre los Duendes también llamados Gnomos, se dicen cosas tan increíbles como que viven en el plano físico y el astral. Trabajan el suelo y las raíces de los árboles dándoles poder para crecer. Hacen sus casas en los troncos de los árboles viejos. Poseen mediana inteligencia, tienen apariencia de viejitos y son muy graciosos. Los primeros tiempos que pasan en este plano (nuestro mundo) lo hacen alejados del hombre ya que no les resulta fácil adaptarse a la frecuencia que nosotros manejamos, mucho menos soportan los ruidos de las ciudades. Son muy similares en conductas a los niños ya que suelen ser muy traviesos. Trabajan alejados del hombre, generalmente en los claros de los bosques o montañas. Esto y mas se dice sobre estas pequeñas entidades, pero por lo regular esta información nos viene de otros países a pesar de que en México por folclor y leyendas contamos con un a cantidad inimaginable de relatos y vivencias, porque en todos los rincones del país se cuenta sobre experiencias con estos seres mágicos.

Recientemente y por medio de un buen amigo, el investigador Francisco Domínguez, conocimos y visitamos a una persona que cree y vive a la caza de estos seres, nos referimos a la señora Cristina Cortes, quien desde hace años comenzó a juntar las crines de los caballos, porque según ella, averiguo (en su investigación de campo) que es ahí en donde los Duendes se divierten y dejan la evidencia tangible de su existencia. Para saber más visitamos su museo, sitio de investigación ubicado en Huasca Hidalgo y esto fue lo que nos respondió la anfitriona al preguntarle sobre los enigmáticos seres diminutos, que llamamos “Duendes”.

19 DE MARZO DEL 2005 ABRÍ EL MUSEO

R. S. C.: ¿Cuál es su nombre y cómo inicia con esto?

C. C.: Cristina Cortes. Fue a partir de platicas que yo escuchaba de la gente del pueblo de huasca y me comentaron que en el rancho que yo compre también había mucha actividad, entonces le dije a uno de los caballerangos que cuando encontrara algún trabajo no lo desbaratara y me lo enseñara.

R. S. C.: ¿Le platicaron lo que los duendes hacían?

C. C.: Sí, que una de las mayores demostraciones de los Duendes es con las críeles de los caballos.

R. S. C.: ¿Y con que propósito?

C. C.: Yo creo que se divierten con ello, ya que sabemos como se hacen las maromas es una forma de diversión y debe ser una forma de manifestarse.

R. S. C.: ¿Se intereso tanto en esto, por eso fundo un museo?

C. C.: Sí, cuando escribí el libro en el puse que seguramente pondría un museo porque cuando una persona lee un libro que habla de las pruebas querría verlas y por esto el 19 de marzo del 2005 abrí el museo al público.

R. S. C.: ¿Me imagino que ha de llegar mucha gente contándole historias increíbles?

C. C.: No se imagina la cantidad, obviamente estoy transcribiendo las narraciones que la gente viene a contarme por si se presenta la oportunidad de escribir un segundo libro; en donde me dan testimonios de lo que les ha sucedido con los Duendes.

R. S. C.: ¿Su manera de ver y tratar a los duendes es solamente narrativa?

C. C.: No es exclusivamente lo que me cuentan, también son cosas que han sucedido en mi casa en donde hemos tenido demostraciones de los duendes.


ELLOS SON COMO NIÑOS

R. S. C.: ¿Recuerda algún relato que la haya impactado?

C. C.: Sí, una señora de Santa Mónica me comento que una vecina llego a su casa y abrió la verja de su jardín y vio la hora al cerrarla para ver a que hora llegaba a casa y camina seis pasos para abrir la puerta de la casa y en el momento de abrirla empuja con la mano izquierda y el reloj ya no lo traía, busco el reloj porque era muy importante para ella; pasaron tres meses y el esposo saco una gabardina del closet y encuentra el reloj en la bolsa de la gabardina.

R. S. C.: ¿Cómo son los Duendes, según lo que ha oído?

C. C.: No he tenido la fortuna de verlos pero gente que los ha visto me comenta que son como niños, por ejemplo en el libro viene el caso de gente que los ha tomado de la mano y los sienten físicamente como niños y posteriormente se dan cuenta de que son duendes.

R. S. C.: ¿Esto sucedió solo en Huasca?

C. C.: No, fue saliendo de Huasca.

R. S. C.: ¿Hay otras partes en donde haya manifestaciones de este tipo?

C. C.: Sí, unas personas que vinieron de Xochimilco me dijeron que tenían unos vecinos los cuales tenían un criadero de cerdos que eran de una raza especial que tenían las cerdas largas y que los cerdos cuando se acostaban con las colas juntas les amarraban las cerdas como nudos y cuando se levantaban empezaban a berrear porque se jalaban las colas uno con el otro hasta que llegaban y les cortaban las cerdas porque si no se arrancaban las colas.

R. S. C.: ¿Sí tuviera mas evidencia como fotos, testimonios, otro tipo de pruebas de las que dejan los duendes, lo pondría en su museo?

ES UNA ENERGÍA PARA MANTENER EL EQUILIBRIO DEL PLANETA

C. C.: Sí claro la mayor demostración de la existencia de estos seres son las crines, son nueve estados de la republica mexicana en donde hay similitud en los trabajos por los menos en la forma de hacerlos como los acabados, las terminaciones; todos son diferentes no hay uno que se parezca a otro excepto en la forma de que están hechos.

R. S. C.: ¿Para usted que es un Duende?

C. C.: El conocimiento que tengo por los libros que yo he leído ellos son energía que circunda en el planeta, es una energía espiritual la cual es para mantener el equilibrio del planeta y están en toda la faz de la tierra porque la tierra necesita de este equilibrio; el equilibrio magnético y el espiritual, se considera que cuando los seres humanos llegamos a un espacio y hacemos las grandes ciudades como México ellos se desplazan porque nosotros también somos energía y por eso no hay tanto duende en las grandes ciudades; sin embargo sigue habiendo demostraciones de ellos.

R. S. C.: ¿Qué le diría a la gente que venga a su museo?

C. C.: Que en el museo van a encontrar las pruebas irrefutables de que estos seres existen por eso el libro se llama “Con las crines en la mano” porque las tengo para demostrarlo, además de que las personas que vienen a visitar el museo salen mas tranquilas que cuando entraron porque se dan cuenta de que las experiencias que ellos tuvieron no era su imaginación porque me cuentan sus propias experiencias; sus propias vivencias y yo creo que los duendes se divierten mucho de ver las caras que ponemos cuando nos pasan cosas a las cuales no les encontramos explicación.

R. S. C.: ¿Qué le diría a los lectores de Conexión Paranormal acerca del fascinante mundo de los Duendes?

C. C.: Que observen un poquito más lo que sucede realmente alrededor de ellos y de las personas, todas esas vivencias que tienen a las cuales no se les encuentra una respuesta.

R. S. C.: Señora muchas gracias.

Pues como usted habrá leído, aquí podemos encontrar una peculiar forma de creer y entender a estas polémicas criaturas. Concientes estamos que al reflexionar sobre la posibilidad de la existencia de esta distinta “raza”, nos surgirán nuevas preguntas y necesitemos más pruebas, más fundamentos lógicos y sobre todo, nos gustaría ver más de estos seres y no solo las trenzas que supuestamente hacen estos entes. Quisiéramos ver por lo menos alguna imagen o algo más convincente de lo que ahí sucede. Pero por ahora solo podemos invitarlo a que visite Huasca, conozca el museo y tal vez podrá entender usted mismo, mas sobre la existencia de esos seres mágicos, de esos habitantes secretos del planeta...

1 comentario:

  1. meee interesa mucho este tema ya ke a uno de mis caballos le aparecieron dichas trenzas ....
    supe ke se las hisieron los duendesitos xq hace un par de años visite el museo de los duendes en huasca y fui alli donde supe que ese tipo de trenzas las hacen los dunedes a al crin del caballo ESTOYY MUYYYYY IMPRECIIONADA :)

    ResponderEliminar