miércoles, 27 de febrero de 2013

LA EXTRAÑA HISTORIA DE BELLA


ENTRE EL AMOR Y LA LOCURA
Por Roberto S. Contreras Esparza
El caso que ahora les presentamos sucedió hace algunos años en el Distrito Federal e involucra a una pareja, un matrimonio que por circunstancias del destino sufrieron una separación que los llevo a vivir momentos duros y muy dramáticos, especialmente para el esposo y su extraña relación con un rostro, una cabeza de mujer que se convirtió en algo muy querido y personal para él. Este hecho lo supimos e investigamos gracias a familiares del protagonista y la historia, lo vivido nos resulto tan atrayente y misterioso que aquí se lo presentamos, porque después de aquel suceso, nosotros aun conservamos la evidencia y nos queda como viva constancia de este hecho singular. El objeto de este asunto, pasó a ser una de esas cosas de culto, como muda testigo de un gran amor que trascendió a lo normal. Pero antes de iniciar a contarle sobre esta relación sentimental, les presentamos una pequeña introducción sobre qué es lo que entendemos como un objeto de poder, de amor y culto, y esa fuerza energética que según cuentan, ciertos objetos llevan consigo.

OBJETOS DE CULTO Y AMOR
Un objeto de culto, poder o amor, es aquel al que le damos un trato especial, simbólico o conmemorativo, a ciertos objetos les depositamos nuestra confianza y les otorgamos ciertas características especiales que son para protegernos, para la suerte, para sentirnos seguros y hasta para causar algún mal. Se usan fetiches, amuletos u objeto que puede ser cualquier cosa, llegando a ser  nuestro objeto preferido de la suerte, son esos accesorios estimulantes o símbolos y algunos, en especial son parte de leyendas con un misterio mágico en ellos, en la idea de su utilidad, en el secreto de su relación con el creador que los emplea, y porque en ocasiones esa relación se vuelve tan estrecha que los objetos se convierten en parte de sus dueños, elementos imprescindibles de sus vidas. Hay joyas valiosas y hasta se afirma, que los muebles antiguos guardan energías de sus pasados dueños y que al llegar a una casa, pueden alterar de alguna forma a quien vive ahí. Pues estos objetos hacen un vínculo muy fuerte con quien en su momento ese poder les dio. Y de alguno de estos objetos de gran significado, trataremos hoy.

COMO SI SE TRATARA DE RECIÉN CASADOS
Lo que a continuación vamos a conocer sucedió, en parte, por uno de esos viejos hoteles que se encuentran entre la avenida Puente de Alvarado y el monumento a la Revolución del Distrito Federal. Y es sobre la relación de una pareja madura, un matrimonio que no tenía hijos y que aun así eran muy felices, vivían bien tanto física como económicamente y la vida les sonreía. Así se mantuvieron por muchos años, y cada que alguien los veía, se quedaban admirados por lo bien que se llevaban y lo mucho que se querían e incluso los admiraban familiares y amigos, quienes de broma les decían “los eternos enamorados”. Cuando tenían tiempo o deseos, y a pesar que vivían solos, se escapaban los fines de semana para alojarse en un antiguo hotel que era especial para ellos y del cual ya les hicimos mención ubicado en la zona del metro Revolución, hospedándose ahí como si se tratara de recién casados y así lo llevaban a cabo ocasionalmente. Ellos eran felices.

LA SEÑORA FALLECÍO
Pero como algunas veces sucede, esto no dura mucho y cierto día, lamentablemente la esposa enfermo, una dolencia que avanzo rápido, al parecer un tipo de cáncer y en unas semanas la salud de esta mujer se vio deteriorada marcadamente. Este inconveniente tenía muy alarmado a su esposo quien después de llévala con múltiples doctores, costosas clínicas y diferentes tratamientos, el marido visualizaba lo peor, pero aun así, no dejaba sola a su mujer y la procuraba constantemente y como consecuencia el señor descuido algunos deberes y su trabajo del que días más tarde era despedido. Sus gastos en la búsqueda de una cura para su mujer fueron elevados, sus ahorros se agotaron. Ellos tenían un departamento por la colonia Verónica Anzures que debido a lo invertido, tiempo después perdieron. Cierto día sucedió lo peor, pues la señora fallecía un día viernes aproximadamente a las 8 de la noche.

YA NO QUERÍA VIVIR
Como era de esperarse, este acontecimiento impacto al señor de tal forma que no lo comprendía, no aceptaba, no cavia en su mente lo que estaba viviendo, ¿porque a él?, ¿porque su mujer? Y según cuentan sus familiares, que durante el entierro de su amada, fue algo tan triste y desgarrador que muchos lloraron con él y de alguna forma intentaban darle animo, acompañarlo en su dolor y hacerle comprender que así lo había dispuesto Dios o el destino, pero era razonable comprender que todo eso de nada servía, la tristeza que el cargaba era tan pesada que si ahí hubiera podido acompañar a su mujer, sin pensarlo lo hubiera hecho.

SE LLAMABA BELLA
Pasaron los días y bien que mal, es señor seguía adelante, se fue a vivir con un hermano, donde la cuñada y dos sobrinos lo acogieron bien, se le asigno una habitación y ahí continuo más o menos su vida, pero ya nada fue igual. El señor se volvió solitario, abstraído, silencioso, casi no comía, salía por las mañanas y llegaba ya tarde, se dice que iba al panteón y otros más lo veían sentado en un parque sin decir nada, en momentos de lucidez les contó a sus sobrinos, que veía a su mujer y que pronto iría con ella, esto no les extrañaba a sus sobrinos pues se acostumbraron a ver como en ocasiones desvariaba. Su estado físico cambio mucho, no se aseaba, no se procuraba y su cuarto lucia muy desordenado. Cierto día regreso a su vivienda con un bulto oculto entre sus manos, y esa noche lo escucharon platicar, reír y mucha actividad que en él no era usual. Tiempo después, un día por la mañana salió como acostumbraba y su cuñada y sobrinos fueron a su cuarto a ver qué es lo que tenia, que lo había hecho cambiar y fue cuando descubrieron en un tipo altar con veladoras mal acomodado, una cabeza, una cara de mujer muy bonita con un tipo mascada roja que la envolvía, a esa cara, el la había nombrado, Bella.

PLATICABA Y LA TRATABA COMO SI TUVIERA VIDA
Y así continuo por varios días, platicando con esa figura, tratando a Bella como si estuviera viva. Cuentan sus familiares que en ella veía a su esposa, porque según tenia cierto parecido con la difunta. El tiempo sigue y su estado se agravo, ya casi no salía de su cuarto, solo para lo muy necesario, los familiares trataban de activarlo, que retomara su vida anterior, pero todo fue en vano, el era feliz así, o por lo menos eso lo tranquilizaba. Por las noches, al pasar por la puerta de su cuarto, se oían como si platicaran y uno de sus sobrinos, aseguraba que llego a escuchar que alguien le respondía. Eso les causaba mucho miedo y pensaban que su tío ya había perdido la razón y trataban de evitarlo. Pero para su extrañeza, cierto día, su tío se aseo, se vistió de forma elegante y sin decir nada salió. Esto sorprendió mucho a la familia que se preguntaban a donde había ido, pero no dejaron de tomarlo como una locura más que el tío ahora tenía. No llego a casa esa noche, tampoco al día siguiente y el hermano se preocupo. Días después se averiguo y se supo todo.

DICEN QUE MURIÓ DE AMOR
El señor había salido temprano, recordando un aniversario más que cumplía con su mujer, para lo cual se arreglo y preparo y fue a hospedarse a ese hotel en el que en vida usaba de retiro con su mujer, cuentan que pidió un cuarto, le asignaban el que acostumbraba, de alguna forma ya lo conocían y se encerró sin más, pasaron 3 días y se le hizo raro al administrador que por conocerlo no quiso molestarlo. Tocaron a en la puerta del cuarto varias veces y al no obtener respuesta, entraron a esa habitación y suponiendo lo peor encontraron unas rosas, una botella de vino, y si, el aun seguía ahí, pero tendido en la cama y con una extraña expresión de bondad en su rostro, ya había fallecido, así había perdido la vida, pero Bella, estaba a su lado como muda testigo de todo lo que ahí había sucedido.

ASÍ CONOCÍ A BELLA
Por cuestiones de investigación, yo supe de este caso y pude conocer a los familiares que con detalle me contaron todo lo acontecido y me confirmaron, que después de haber encontrado muerto a su familiar en el hotel, sus pertenecías les fueron entregadas y que ellos, todo lo que había en su cuarto donde vivía con su hermano, lo tiraron, se deshicieron de casi todo, ya que les daba mucho miedo, porque (según) algunas noches especiales, aun se escuchaba el murmullo de una plática, que aseguraban era su tío. En una caja aun había algunas cosas de cierto “valor” que el tío tenia, fue ahí que yo vi a Bella y me impresiono tanto que me atreví y se las pedí, y sin pensarlo mucho me la entregaron, me la dieron pues ellos no querían saber nada que les recordara ese trágico momento que habían vivido junto a su tío. Y es así como tuve la oportunidad de saber sobre este extraño hecho y en donde conocimos lo que bien podría catalogarse como un objeto de culto y esa dramática historia de “amor” y su conmovedor y muy triste final.

2 comentarios:

  1. Pues si que esta impactante, esta historia, yo si creo que el señor murió de amor, también estoy de acuerdo que las cosas uno les pone su propia esencia a cada objeto personal.

    ResponderEliminar
  2. Murió con una sonrisa, señal de que ella siempre estuvo con él...Hasta que no nos toque, no sabremos como es el sendero hacia la Eternidad ...Aunque yo creo que es un ir venir ... Namasté.

    ResponderEliminar