viernes, 23 de septiembre de 2011

DUENDES, LOS HABITANTES SECRETOS DEL BOSQUE

HAY UN DUENDE EN EL ÁRBOL
Por: Roberto S. Contreras Esparza



A lo largo de la historia hemos escuchado hablar de esos seres mágicos que habitan en nuestra tierra, seres elementales los cuales los podemos encontrar en muchas leyendas y libros de “fantasía”. Son muy populares en las mitologías celtica, nórdica y en las regiones caucásicas de Europa donde se ven como guardianes de los bosques y la naturaleza, esas criaturas asombrosas que son parte de los seres elementales feéricos, existe gran variedad, los que habitan en el agua, fuego, aire y tierra. Podemos mencionar algunos como son los troles, hadas, elfos, gnomos, salamandras, etc. A los duendes se les conoce por muchos nombres dependiendo de la zona en donde habiten y también hay diferentes tipos de razas.

MÉXICO, TIERRA DE ALUXES Y CHANEQUES
En México muchas personas aseguran haber visto duendes e incluso hay quienes los veneran, cuidan y les ponen altares para poder atraerlos u obtener algún tipo de beneficio, otras de las veces son captados fortuitamente en fotografías increíbles, que incluso, el protagonista no se da cuenta de su presencia hasta ser analizadas las imágenes con detenimiento, tal es el caso de Minerva Flores, quien al realizar un trabajo fotográfico se da cuenta de que con su cámara había capta a uno de estos extraños seres elementales en un cerro de la zona por donde vive. Este hecho ocurrió muy cerca al Distrito Federal, en el Estado de México y en esta amena entrevista supimos mas de este raro incidente y que aquí se la presentamos para que usted conozca como se presento el suceso y al final pueda tratar de llegar a algún tipo de conclusión… He aquí la entrevista.

COMO SE DA EL SUCESO
R. S. C.: Tu nombre por favor y ¿cuéntanos, como y donde fue tu experiencia?
Minerva Flores: Mi nombre es Minerva Flores, y a mí me habían dejado tomar unas fotografías de texturas ya que en ese momento en la escuela me daban ese taller y decidí ir al cerro más cercano de mi casa por esas tomas, recuerdo que esa mañana al subir al cerro todo estaba muy húmedo, la persona con la que iba me ayudo a tomar varias fotografías como me las habían pedido, así que tome texturas, todo fue normal y así terminamos esta labor, pero al regresar a casa y checar las fotos, me di cuenta que había algo raro, “un Duende o un chaneque”… No sé, había una cara de alguien ahí en una de las fotografías.

R. S. C.: ¿Esto donde fue y tiene algún nombre el cerro?
Minerva Flores: Eso fue en Atizapán de Zaragoza, Estado de México y si tiene un nombre pero ahora no lo recuerdo.

R. S. C.: Eso de ver cosas de ese tipo en ese cerró, ¿es nuevo ahí o recuerdas algún otro raro incidente sobre ese lugar?
Minerva Flores: Si, de hecho no se de leyendas de Duendes pero han sucedido cosas extrañas ahí, cuentan sobre una viejita que se aparece, e incluso a la persona con la que fui en esa ocasión al cerro a tomar las fotos, se le apareció cuando era más pequeño, también se escuchan a veces gritos y han encontrado evidencia de objetos o dibujos que son utilizados en los ritos satánicos o brujería, pero desde hace tiempo ya no se sabe más de eso.

NO SABIA QUE ERA UN CHANEQUE
R. S. C.: Esto extraño que apareció en ese árbol, se ve que hay una carita ahí, ¿tú crees que tenga relación con todas esas leyendas de esa área?
Minerva Flores: Yo digo que sí, porque yo creo que en todos los bosques, en lugares así, pues debe de haber estos seres llamados Duendes, estos Chaneques que habitan en los bosques, entonces, creo que va de la mano.

R. S. C.: ¿Tú crees en estas entidades, en estos seres elementales?
Minerva Flores: Si, si creo, creo que no estamos solos y que nosotros no los podemos observar, pero ellos si están siempre atentos a lo que hacemos, mas cuando invadimos sus terrenos.

R. S. C.: Tú dices que era un Chaneque, ¿porque, como llegaste a la conclusión? Y te pregunto esto no por dudar sino porque hay cierta variedades de estos seres y tú mencionaste un chaneque precisamente.
Minerva Flores: A bueno, yo de hecho no sabía que era un Chaneque, pero la persona con la que iba fue quien me dijo que era un Chaneque, yo me saque de onda porque yo no creía en ese entonces, pero él fue el que me lo dijo que se trataba de una de esas entidades nombrada así.

R. S. C.: Iban dos personas, pero no vieron nada a la hora de pasear por ahí, cuando hicieron las tomas, ¿nunca lo vieron verdad?
Minerva Flores: No, todo estaba muy húmedo, era muy peligroso estar ahí porque estaba todo enlodado, resbaladizo, había llovido por la noche pero no vimos ni sentimos nada raro.

PENSE QUE NOS ESTABAN VIGILANDO
R. S. C.: ¿Esto cuando fue?
Minerva Flores: En el 2007 por septiembre y llovía, porque estaba todo mojado, si era septiembre. Además recuerdo que tiempo después checo bien esa imagen y veo en la foto un árbol grueso y un día fui a buscarlo pero me fue difícil encontrarlo, pero dimos con él, pero notamos que no era tan grueso como se ve en la fotografía.

R. S. C.: ¿Cómo un árbol grueso?
Minerva Flores: Si, parecía un árbol grueso en la foto y en realidad no, era un árbol muy pequeño, delgado y pues ya no vimos nada raro o tal vez la fotografía fue lo que distinguió al ser o no sé, la luz o algo que lo hizo visible en ese momento.

R. S. C.: Tú, ¿cómo tomaste la noticia cuando te diste cuanta que habías captado a esa entidad?
Minerva Flores: Pues si me dio miedo, porque pensé nos estaban vigilando, o no sé, pero si fue un poco extraño al momento de ver la imagen y descubrir a esa entidad en esa única toma.

R. S. C.: ¿Recuerdas que marca era tu cámara que utilizaste para tus fotos?
Minerva Flores: Si, fue una Canon digital, pero le pusimos alto contraste variando las tomas. De hecho me habían pedido varias fotografías de calidad, pero con textura, entonces eso fue lo que hice, tratar de tomar texturas y así la tome.

UN MUNDO QUE NO VEMOS
R. S. C.: Resumiendo todo esto, ¿tu que piensas de estos habitantes del mundo mágico?
Minerva Flores: Yo creo que estos seres están protegiendo en si el bosque, que están a nuestros alrededores y nosotros no los podemos ver. Me relacione mucho con esta situación que viví en ese tiempo, pues creo que es una experiencia que te da la oportunidad de vislumbrar que hay algo más, que existe un posible mundo que no vemos.

R. S. C.: Muchas gracias Minerva.

Este es solo uno de los miles de casos que podemos encontrarnos sobre estos seres asombrosos y por todo el mundo. Sabemos que de las personas han dejado de creer en estas entidades, tal vez, debido a toda la modernidad, a la tecnología que con el paso del tiempo nos ha absorbido, ya no ponemos atención en esas increíbles cosas que podemos encontrar a nuestro alrededor. Con esto no podemos asegurar que sea verdad la existencia de estas entidades, pero, si uno se pone a pensar un poco, ¿cómo es posible que aparezcan en las fotografías formas tan peculiares y que de alguna forma interactúan con nuestras creencias? Creo que todo esto, bien merece más tiempo para analizar, reflexionar, leer y estudiar sobre este mundo mágico de los elementales… ¿No cree usted?

1 comentario:

  1. Creo totalmente en este relato ya que yo mismo he fotografiado en diversas ocasiones personitas diminutas en un bosque que queda cercano a mi domicilio, lo que no puedo asegurar es de que clase de personajes son ya que la palabra duende generaliza y asocia con cuentos, un abrazo
    Pablo
    Argentina

    ResponderEliminar